jueves, 30 de mayo de 2013

Morir

Solo hay una cosa segura en esta vida, y es que vamos a morir.  Desde antes de nacer, desde que te conviertes en materia lo único seguro es que antes o después esa materia (que es el cuerpo) muere.  Y sin embargo, ¿por qué nos cuesta tanto asimilarlo? ¿por qué sufrimos tanto con la muerte de los seres queridos? ¿por qué tenemos pesadillas pensando en nuestra propia muerte?  Yo creo que es por la incertidumbre que nos genera, por la falta de control que sentimos, por el miedo a lo desconocido.
La gente que es creyente lo tiene más fácil, crees en algo que te da una explicación (cualquiera que sea) y recuperas un poquito de control, o te entregas a un ser superior que decida. Los que no creen en nada lo tienen más dificil, es asomarse al abismo, saber que vas a caer y sin red.  En mi opinión es bueno creer en algo, sea la ciencia, sea una religión, sea una idea propia... lo que sea.  Jamás vamos a saber si una teoría sobre la muerte es 100% cierta o no.
Ayer se murió un familiar, hoy una perrita que era como uno más de la familia... hablar sobre teorías es fácil, asimilarlo es más complicado.  Para mí el secreto para asumir la muerte es estar plenamente convencido (y no sólo mentalmente, sino sentirlo) de que la vida es un ciclo, hoy naces, mañana mueres y tanto una como otra deben ser tratadas con la misma naturalidad.  Ver la vida como un continuo, un ciclo que va y viene y que siempre está en su sitio... pero claro, se echa tanto de menos a los seres que 'perdemos'.  Yo prefiero pensar que no les perdemos, forman parte de ti de una manera u otra asi que siempre te acompañan, pero la vida sigue, vendrán nuevos seres, se irán otros y no podemos detenerla.

Entonces, ¿Cómo podemos enfrentar la muerte con naturalidad?

Hacer un funeral: un rito, del tipo que sea, para despedir a los muertos.  Personalmente las tradiciones que se siguen en España cuando muere alguien me parecen horrendas, pero eso depende de cada quien.  Sería bonito que cada uno pudiera elegir como quiere que sea ese acto el dia que muera, y que se cumpla.  Eso ayudaría a que los que sobreviven le den su adiós de una manera 'perfecta' para el muerto.  En caso de un animal obviamente tendrá que ser el dueño quien decida.  Pero es importante hacer una 'despedida', honrar al muerto, recordar lo bueno. Ayuda a asimilar y sobreponerse a la pérdida.  En el funeral de hoy se ha seguido la tradición típica: velatorio en el tanatorio, la sala del 'escaparate' (llamo escaparate a ese cristal por donde ves el ataud y al muerto; que me parece escalofriante y solo una vez miré a un muerto y juré nunca más volver a hacerlo porque se me quedó grabado ese recuerdo y ya no podía recordar a la persona sana; afortunadamente en el de hoy el ataud estaba cerrado), misa, y al final del todo se leyeron 4 versos que el muerto habia escrito estando ya en el hospital... a mi, esa última parte me ha parecido perfecta, no hacía falta más.  Pero cada uno que lo haga a su manera.

Llorar al muerto: no es signo de debilidad, que duela perder a alguien es completamente natural y más vale llorar a tiempo que aguantar las lágrimas y que nos pasen factura meses más tarde.  Tenemos todo el derecho de estar tristes, unos días (si nos atascamos en este sentimiento después de meses entonces es mejor consultar con un profesional).

Flores de bach: existe un remedio homeopático llamado 'Rescue Remedy' o remedio rescate que es una combinación de 5 flores especialmente pensadas para los momentos más duros de la vida (hablaré de él más adelante en otro post).  Es un remedio para los momentos 'pico'.  En concreto, la flor relacionada con la perdida de un ser querido se llama 'Star of Bethlehem', está dentro del remedio rescate y ayuda a superar los shocks.  No es una droga para dejar de sentir, la pena seguirá alli, pero te ayuda a llevarla sin hundirte.

Secuelas: Si tras unos meses aparecen secuelas físicas, dolores de espalda, dermatitis, asma, dolores de cabeza... cualquier cosa que en principio no asociamos a ese momento de tristeza.  Entonces, lo mejor es visitar a un naturópata, alguien que pueda tratar de forma holistica (cuerpo, mente y espiritu) antes de que el dolor vaya a más.  Nosotros no relacionamos dolores físicos con dolores emocionales, pero están ligados y a veces mucho más profundamente de lo que parece. La medicina china y la técnica craneosacral van especialmente bien para tratar lo fisico y emocional al mismo tiempo.

Disfrutar: por último, y como conclusión más importante, disfruta de la vida.  Puesto que sabemos que nuestro tiempo tiene caducidad intenta vivir tu vida aprovechando y disfrutando al máximo cada segundo de tu vida.  Sé que hay muchas cosas que uno hace porque tiene que hacerlas, no porque le gustan, pero si lo piensas bien la mayoria de esas cosas 'compromiso' no son en absoluto necesarias y nos quitan una energía y un tiempo precioso. ¿¿Por qué sigues quedando con ese amigo coñazo al que no aguantas?? Cuando podrías estar pasando más tiempo con tus hijos, con tu pareja o haciendo algo que disfrutes? ¿Por qué rodearte de gente tóxica pudiendo elegir a gente que te aporte algo?  Yo, cada vez que dudo de si hacer o no algo intento verlo desde este punto de vista: ¿¿si supiera que voy a morir dentro de un mes, haría esto??  Si la respuesta es no, y puedo permitirme no hacerlo (obviamente hay cosas como pagar la hipoteca que no admite tanta discusion), no lo hago... y gracias a esto cada día estoy más feliz con mi vida.  Como dice un amigo: hay que vivir con proyectos para mil vidas pero estar preparado para morir mañana.

Gracias,
Laura

www.sanarahora.es
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.

sábado, 4 de mayo de 2013

¿Qué es el craneosacral?

La terapia craneosacral o la osteopatía sacrocraneal... que viene a ser lo mismo en función de la escuela donde hayas estudiado, es una técnica muy suave con efectos muy profundos.  Se basa en los principios de la Osteopatía ya que fue un osteópata, Sutherland, quien inventó esta técnica.
Simplificando, lo que hace esta técnica es ayudar a reparar las disfunciones estructurales que se observan en el cráneo, sacro y espalda (luego la técnica también se puede extrapolar a otras partes del cuerpo).  De forma que, corregida la disfunción, los sistemas integrados en esa estructura funcionarán mejor.  Fundamentalmente en el sistema que se incide es en el Sistema Nervioso Central... con todo lo que eso supone: ayuda a relajar, neuralgias, migrañas, disfunción en los pares craneales (ej: los nervios de los 5 sentidos) etc, etc... vamos, todo lo que tenga que ver con nervios.
En la práctica es un masajito extremadamente suave que lo que hace es disolver las tensiones allá donde se encuentren.  Es como si tuvieramos una 'contractura' en el tejido que recubre al sistema nervioso central.  Se relajan los tejidos, se les hace 'espacio' a los nervios para que no esten comprimidos (e irritados) y asi puedan funcionar bien.
Esta técnica se utiliza mucho (con éxito) en casos de: disfunción de la ATM (todo lo que tiene que ver con mandíbula y oído), dolores de cabeza (migrañas, jaquecas etc),  vértigos y mareos, dolores de cuello y espalda, problemas de visión/oído/deglución/olfato, ansiedad y estres, depresión...
También, al ser una técnica muy suave, se utiliza mucho con bebés, para corregir cualquier 'atasco' del cráneo producido en el parto que a veces desencadena en bebés hiperactivos, que lloran exageradamente...  Pero ojo, los bebés son más delicados, asi que hay que asegurarse de ir a un buen especialista que ejerza la técnica con la máxima suavidad, si ejercen demasiada presión no funcionará y el bebé se resentirá.

Gracias,
Laura
www.sanarahora.es
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.