miércoles, 19 de noviembre de 2014

Almas perdidas

Hoy toca ponerme un poco esotérica, pero que nadie se me asuste ;) no es para tanto.  Todos hemos visto muchas películas en las que hay espíritus vagando por la tierra y que la única manera de que se vayan, es que vayan a la luz... a que os suena?  Hasta hay varias series televisivas al respecto.  Bueno, pues a veces, pocas veces pero sucede, cuando estás haciendo una hipnosis intentando hacer una biofusión, pues resulta que lo que aparece no es una subpersonalidad del paciente, sino un alma perdida.  De repente, sin buscarlo, te topas con que para resolver el problema del paciente tienes que 'llevar a la luz' (literalmente) a ese espíritu perdido que se ha acoplado a ese paciente, igual que en las pelis.
Lo sé, suena a ciencia ficción.
Entrar al debate de si eso es así realmente o no, si es verdad que existen espíritus vagando por la tierra... pues mira, no lo sé.  Lo que sí se es que en terapia te encuentras esto, y lo puedes encontrar en gente tremendamente escéptica que no cree en nada de esto y que son los primeros sorprendidos cuando luego les explicas.  Así que, para mí, a efectos prácticos, lo que me interesa es sanar al paciente. Sean las almas perdidas fruto de la imaginación, del subconsciente o sean reales... me da igual, lo importante es ayudar a resolver el problema.  Y siguiendo la técnica de trabajo con almas perdidas, se consigue.
Así que, qué es un alma perdida?  Pues según lo que compruebas durante estas sesiones de hipnosis, son espíritus que están perdidos, no son conscientes de estar muertos, y van pegándose de persona en persona viviendo como pueden.  No hay que tener miedo, un alma perdida habitualmente no tiene tanta fuerza como para hacerte hacer algo en contra de tí mismo, suelen pegarse a tí porque teneis cosas en común.  Lo que sí pueden es dificultarte ciertos cambios que quieres hacer, o hacerte que te intereses por temas que tampoco te interesan tanto...  son un obstáculo más.
Lo primero que hay que hacer es llevarles al momento de su muerte, que la vean, que la sientan, para que se den cuenta de que están muertos.  La mayoría de las veces al hacer esto se quedan tan absolutamente sorprendidos que se bloquean, no dan crédito.  De ahí tienes que llevarles a la luz, normalmente les da miedo cruzar, hay resistencia, así que tienes que indagar en su vida a ver si hubo alguien querido (una madre o algo así) a quien desearían volver a ver.  Cuando lo encuentras ya suelen cruzar sin problemas.
Luego, finalizas la hipnosis como siempre volviendo a un momento feliz, y te toca tranquilizar al paciente que está flipando en colores ;)
Lo más importante, no asustarse, no te van a comer ;)  Cuando hablas con esas almas perdidas al final lo que te brota es una enorme compasión, porque están muy muy muy perdidas, solas y desamparadas.

Gracias,
Laura
www.sanarahora.es
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.