miércoles, 24 de diciembre de 2014

Masaje Energético

En líneas generales y obviando muchos matices, podríamos decir que: el shiatsu es a Japón lo que el Masaje Energético es a China. Solo que el masaje energético chino también involucra muchas cosas de lo que en Japón se denomina Reiki.  O sea que, de algún modo, cuando los japoneses importaron a su propio sistema los fundamentos de la Medicina Tradicional China (que es el origen de todo), dividieron el Masaje Energético en 2 lineas terapeúticas: Reiki y Shiatsu.  Lo comento porque en Occidente el reiki y el shiatsu sí se conocen o más menos suena el nombre, pero del masaje energético pocos han oído hablar.  Esto se debe a la habilidad de los japoneses tanto para promocionar sus tradiciones, como para sintetizar y crear un método de enseñanza sencillo y eficaz  que pueda ser traducido a la mentalidad occidental.  La mentalidad china, sin embargo, ha sido mucho más celosa al enseñar sus tradiciones limitando la información.  Además de que la Medicina Tradicional China (donde se engloba tanto la acupuntura, como la moxa, el masaje energético, las plantas medicinales y el qi gong) es enormemente compleja y lleva toda una vida estudiarla.  Como occidentales el esfuerzo por aprender Medicina Tradicional China (MTC) es aún mayor, porque hay que aprender a 'pensar' y estructurar el pensamiento de otra manera... a lo chino antiguo, más parecido a la poesía y la filosofía que a las ciencias.  Y digo chino antiguo porque la MTC viene de la antigüedad, de la China de los emperadores, cuya mentalidad no tiene nada que ver con la China actual.
El masaje energético, como toda la MTC, se basa en 'mover' la energía, el Qi del paciente para lograr su curación.  Este movimiento del Qi se puede realizar con agujas (acupuntura), calor (moxa), medicinas (plantas medicinales), las manos (masaje energético), o las manos pero sin tocar (qi gong). Así que el masaje energético es mover el Qi a través de las manos que tocan al paciente.  Por supuesto, ese toque no es aleatorio ni fruto de la inspiración, sino que se toca en los resonadores (puntos de acupuntura) que queremos tratar, se toca siguiente el recorrido de los meridianos de acupuntura que estamos tratando, se toca siguiendo ramas secundarias de esos meridianos de acupuntura.  Es decir, aplicamos la MTC a través de las manos.
Y, ¿por qué existen tantas formas distintas de aplicar la MTC? Pues porque China era una extensión de tierra muy grande, separada por zonas hasta que se unió en un solo reino, la China actual.  Y así en el Neijing del emperador amarillo se explica:
En el país del Centro se aborda la enfermedad con el masaje.
En los países del Sur se utiliza la acupuntura.
En los países del Norte, la moxibustión (moxa).
En el este el Qi Gong.
Y en el oeste las plantas medicinales.
Cuando los reinos se unieron en la China que conocemos, llamada en chino Zhong Guo (que significa país del centro), se unieron todas las técnicas en lo que se llama la Medicina Tradicional China, siendo el masaje la terapia del centro.
Como terapia del centro, el masaje es especialmente indicado para 'centrar', 'equilibrar', 'resetear' al paciente.  Se puede usar el masaje para cualquier patología, igual que las otras técnicas de MTC, pero es especialmente indicado para todo lo que suponga 'centrar' al individuo.  Así, será muy indicado para la ansiedad, la angustia, el sentirse perdido, el no 'ubicarse', encontrar el sentido a la vida, rescatar la esperanza, resetear la estructura...
Como terapeutas el masaje energético y el qi gong son las técnicas más difíciles de aplicar a la par que las más sutiles, porque exigen una concentración absoluta.  El Qi obedece a la intención, y si nuestro estado como terapeutas no está todo lo neutro que debiera (porque tienes un mal día, enfermo o lo que sea), es mejor realizar otra técnica o meditar un rato antes de tratar al paciente.

Gracias,
Laura
www.sanarahora.es
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Venderse?

La palabra vender está llena de adjetivos, significados y prejuicios.  No es una palabra simple, porque conlleva en sí misma muchas otras cosas.  Y cuando aplicamos esa palabra, 'vender' a una persona o su labor, los 'apellidos' de la palabra crecen en todos los sentidos.  Tanto es así que la relación de cada uno de nosotros con esa palabra tiene tantas connotaciones que incluso llega a 'definir' la identidad.
Quizás deberíamos intentar quitarle un poco de peso. Al final, el mundo entero es una pura transacción, sea económica o no: si riegas la maceta, nacerá la planta, si no, no.  Si construyes un barco, podrás navegar; Si te juntas con otros, ciertas labores serán más fáciles...  El árbol respira luz y suelta oxigeno para que otros animales respiren, a la vez se alimenta de ese CO2 que los otros sueltan.  La abeja coge el polen de la flor y lo distribuye para que del cruce otras plantas puedan germinar.  El carroñero come lo que otros dejan y así mantiene limpia la tierra... todo es transacción, simbiosis, equilibrio entre lo que uno da y recibe.
El ser humano a esa transacción la ha llamado 'compra-venta' y le ha puesto unos símbolos 'dinero' para regular ese dar y recibir entre seres humanos.  El problema es cuando ese dar y recibir no está equilibrado, y es el gran problema del ser humano que unos dan mas, otros reciben menos y no hay un balance, no hay un equilibrio global que haga que la humanidad dé y reciba equitativamente.  Y ahí surgen todos los problemas.  Desde los que 'se aprovechan' de los demás y reciben más de lo que corresponde, hasta los que 'les da apuro cobrar' y dan más de lo que reciben.  Unos no saben dar, los otros no saben recibir, y todos los matices en medio.  El problema está en el mismo sitio, el equilibrio de dar-recibir.  Y ahí empiezan los prejuicios: 'los ricos son tan pobres que sólo tienen dinero', 'el amor no se vende ni se compra', 'el verdadero artista es un muerto de hambre porque no se deja seducir por el mercado', 'los ricos no tienen problemas'... realmente tenemos un problema con la concepción del dinero, y le damos una importancia (tanto por exceso como por defecto) que no debiera tener.  ¿Y si probamos a naturalizarlo? A poder hablar de dinero sin tabú, sin poses políticas, sin que sea centro de nuestra felicidad sino una mera transacción, natural, diaria, como dormir, comer o ir al baño.
Vivimos en la sociedad en la que vivimos, y ésta tiene sus reglas (te gusten o no).  Se puede vivir de otra manera, sí... hasta cierto punto. Pero no del todo.  Más vale aprender las reglas, tomarlas con naturalidad y buscar nuestra manera personal de vivir con ellas según nos haga más felices.  El ser humano se mueve a base de transacciones monetarias, y no tiene por qué ser malo, es un sistema como cualquier otro.  Es una pura transacción.  Incluso el amor es una transacción, adornada con romanticismo e idealismo, pero una transacción.  Y eso no es malo, simplemente es.  Son dos seres humanos interactuando, dando y recibiendo.
Si yo no tengo problemas en decir, este sofá de segundamano cuesta tanto, y que me paguen ese tanto.  Que es una cantidad que he calculado después de ver la oferta-demanda del mercado, y lo que costó en un origen.  Por qué entonces tengo problemas en decir, mi trabajo cuesta tanto, y cobrar ese tanto?  En especial en ciertos ámbitos, los trabajadores autónomos, los artistas, los terapeutas... a veces nos creemos que cobrar por nuestro 'saber hacer' es una forma de traicionarnos, de 'vendernos' en el sentido peyorativo de la palabra.  ¿Por qué?  ¿A que a nadie se le ocurre ir a comprar el pan y regatear su precio al panadero?
Hay un libro divulgativo, de estos de autoayuda americanos que a veces son un poco... no sé, un poco demasiado para mí, pero que tienen algunos mensajes que están muy bien.  Se llama 'Los secretos de la mente millonaria' de Harv Eker  Y lo que a mí más me llamo la atención, o más me ayudó, fue lo que él denomina nuestros 'patrones de dinero'.  Averiguar cuales son nuestros patrones, qué sentimiento inconsciente y visceral nos despierta el dinero, nuestra relación con él.  Pues somos muchos los que de alguna manera tenemos con el dinero una relación de amor-odio, lo queremos o mejor dicho necesitamos para vivir (casa, comida...), pero consideramos que tener mucho dinero es poco ético, o injusto, o cualquier otra excusa.
El dinero es papel, es un símbolo, no es nada en sí mismo.  Lo que realmente importa es lo que haces tú, individualmente, con ese dinero.  Puede ser poco ético si gastas mucho dinero en comprar cosas fabricadas por esclavos en otro país, pero puede ser una gran labor social si lo gastas en apoyar a una comunidad desfavorecida... por ejemplo.  El valor del dinero se lo das tú en función de lo que haces con él.  Así que, si te consideras una persona 'honrada y ética' en lugar de no ganar demasiado dinero y boicotearte a tí mismo en la generación de ingresos, ¿no sería mejor que ganaras mucho y lo distribuyeras con justicia?
Pues entonces, mueve tu energía para ese fin, deja de boicotearte inconscientemente.  Llama al dinero y a la abundancia, lo mereces.  Para ello podemos hacer mantras, constelaciones familiares, tomar flores de bach, hipnosis... y cualquier terapia que nos ayude a generar nuevas conexiones neuronales que nos permita relacionarnos de otra manera.

Para los que tienen su negocio propio, autónomos, emprendedores o como quieran llamarnos, leí este artículo que me pareció muy interesante.  Está en inglés, trata de analizar como 'venderte' para ser más eficiente y productivo en tu trabajo.  Y el primer punto es: nutre todos los días aquello que alimenta tu espíritu, porque lo que vendes es quien tú eres, tú mensaje, y si esto no esta nutrido no hay venta que valga.  Leedlo, es interesante.

http://www.rebellesociety.com/2014/01/17/10-tips-to-grow-your-audience-while-feeding-your-soul/


Gracias,
Laura
www.sanarahora.es
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Productos de belleza y limpieza

Las industrias de belleza y limpieza me resultan cada día más sospechosas.  Poco a poco, en mi vida he ido introduciendo cambios en los hábitos de belleza y limpieza.  Normalmente por motivos ecológicos, pero también por motivos económicos.  Y cuál ha sido mi sorpresa que al final, esos productos más naturales, básicos y baratos, me dan mejor resultado que los tradicionales de supermercado... me siento estafada!!!!
Estoy segura que existen estudios con datos al respecto, a quien le interese puede buscar en internet que hay mucha información. Yo solo voy a relatar mi experiencia como usuaria, en el orden de productos que he ido cambiando:

Cremas/aceites de cara, corporales y de labios:
Todos conocemos el aceite corporal de después de la ducha, la crema de la cara (incluso la diurna y la nocturna), de los ojos, la leche corporal, el cacao o bálsamo de labios... pues cuando estudié naturopatía, en las clases de fitoterapia aprendimos a hacer unas sencillas cremas a base de aceite macerado en la planta cuyas propiedades quisiéramos y cera de abeja.  Desde entonces (primavera 2011) no he usado otra, y el resultado es que tengo la piel infinitamente más hidratada (tanto que no necesito echarme crema todos los días y en el cuerpo mucho menos), uso la misma para cuerpo, cara y labios, tengo menos arrugas, ya no soy adicta al cacao de labios (porque los tengo hidratados y no me hace tanta falta) y como la que hago una vez me dura 1-2 años... pues me quito de líos, por un coste que no llega a los 5€ x bote (si lo haces tú).  Y encima sin derivados de petróleo ni cosas 'raras'.  Así que alguien por favor me explique por qué hay cremas que cuestan 50€???  Es extremadamente fácil de realizar y ya depende de lo que te quieras complicar tú, yo hago una mezcla de caléndula y cola de caballo (cicatrizante/hidratante y colágeno) con aceite esencial de verbena para el olor.  Podrías usar sólo el aceite, pero en crema se envasa mejor y dura más tiempo.  Son densas y la piel tarda más en absorberlas que una leche corporal al uso, pero claro, se nota, hidratan de verdad no solo en la superficie.

Jabón de cuerpo:
Pues he probado casi todos los jabones del supermercado, tanto los de ph neutro, como los que tienen leche, avena, miel o lo que sea, todos me dejaban la piel seca, acartonada.  Y si vas a EEUU ya te vuelves loco, no hay ningún jabón que no huela a pepino, melocotón, frambuesa o vaya usted a saber!  Pero lo que es hidratar la piel... nada.  Y no hablemos de lo que contaminan las aguas...  Luego decidí probar con el de la marca Lida, que es 100% glicerina, la verdad es que ese me iba genial, la piel estupenda.  La única pega era que dejaba unas ronchas pegajosas de suciedad en la bañera.... que cuando me dí cuenta que era la glicerina del jabón... pensé en mis pobres tuberías y lo sustituí.  Ahora uso el jabón de pastilla de toda la vida, a ser posible casero (aún tengo que comprar porque no acaba de salirme bien el mío, hacerlo es un poco más engorroso que la crema), que contenga caléndula u otras plantas buenas para la piel y fin del problema.  Piel estupenda, bañera sin grandes restos.  Es un jabón sencillo de usar, vale, no es líquido... y?  También se puede hacer líquido, pero es más complicado.  No hace tanta espuma. Pero limpiar limpia y respeta tu piel mucho más.  Lo de la 'suciedad' que deja al apoyarlo en algo y 'se pega'... pues yo lo tengo en una rejilla, para que no se pegue con los restos de agua, y ni suciedad ni na.  También he dejado de usar esponja, sobretodo las exfoliantes... de tanto restregar la piel te dejan sin las defensas que esta tiene!  La manita que pa eso esta o los 'washcloths' americanos que se lavan y listo, a qué tanto gasto en esponjas?  Llevo así desde  la primavera de 2014 y todo bien!!

Desodorante:
Harta de tener que tirar camisetas de algodón en perfecto estado por causa de la roncha acartonada blanca amarillenta del desodorante en el sobaco, empecé mi búsqueda de alternativas.  Será que la industria de belleza y la de ropa están compinchadas para que gastemos más?  Pues la solución la encontré en el 'mineral de alumbre' de venta en cualquier sitio de cosas naturales, cuesta unos 5-6€ y dura muchísimo.  Es una piedra blanca, que se moja en agua y te restriegas en la axila esa piedra mojada.  Tú no notas nada, no huele a nada, y al principio piensas... pero esto hace algo? me estarán timando?  Pues sí hace, por lo visto esa piedra lo que hace es neutralizar tu olor corporal.  No para el sudor, solo neutraliza el olor.  Y cuanto más lo usas parece que tu cuerpo se habitúa más y menos hueles.  Es cierto que en un día caluroso o de mucho ajetreo, el efecto de la piedra de alumbre no llega al final del día... bueno, pero es que a mí el desodorante normal tampoco, me dejaba un olorcillo raro entre perfumado y sudoroso...  Yo lo que hago en verano es llevar la piedra en el bolso, que me noto que empiezo a oler? pues entro al baño, un poquito de agua a la piedra, axila, y arreglado.  Llevo así desde julio 2014 y genial, fuera olor, sudoración sana sin bloqueantes, y fuera ronchas acartonadas en las camisetas.  Incluso las camisetas me duran más tiempo limpias, porque a veces basta con airearlas un poco para poder usarla, ya que no se queda el olor pegado con el desodorante al algodón.
Update: Después de un tiempo usando la piedra de alumbre me puse en búsqueda de otras formas, yo sudo bastante y la piedra era insuficiente para mí.  Hay a gente que le va genial, pero yo necesito algo más.  Además cuando pasaba el efecto me dejaba un olor ácido del cuerpo que nunca me habia notado... creo que la combinación con mi sudor iba un poco mal con el alumbre. Ahora estoy investigando con desodorantes con alcohol y plantas maceradas, o tipo crema a base de aceite... de momento parece que van bien.

Champú:
Lo del champú ya ha sido como la mayor sorpresa que he tenido.  Y aquí sí que me siento realmente estafada por las industrias de belleza.  Casi tanto como con las cremas, o quizás más, o quizás porque mi cambio ha sido más reciente (llevo 2 meses sin usar champú).  Yo llevo desde la adolescencia usando un champú neutro, especial de farmacia que cuesta un montón, porque cualquier otro champú de supermercado (y los he probado todos) me dejaba el pelo graso y sucio (todo porque tenía la raíz grasa y el resto muy seco).  Cuando era adolescente fui a un dermatólogo que me recomendó este 'Champú neutro OTC' y las cosas como son, me ha ido genial todos estos años.  Pero es caro, y cuando viajo no lo encuentro, y tener esa dependencia de un producto tan concreto (porque otros también de farmacia, también neutros, no me valían)... pues no me gusta.  Así que a lo largo de los años he hecho varios intentos, sin éxito hasta ahora, de cambiarme a champús neutros de otro tipo, más naturales.  Esta última vez, empecé probando unos barros ayurvédicos que una paciente me regaló, me dejaban el pelo graso; luego unos barros marroquís- rausshoul, un poco mejor pero también graso. Y por fin me metí en internet y encontré el método 'no poo' (juego de palabras entre shampoo y poo--mierda en inglés; de un movimiento antichampú que lleva muchos años)... resulta que la solución estaba en algo tan tan tan simple como el bicarbonato y el vinagre.  De hecho, luego he intentado añadir bicarbonato a los barros y ya genial.  Se trata de echar una cucharada de bicarbonato en 250ml de agua, lo pones en un bote con pitorro (tipo los del ketchup) y lo aplicas a la raíz del pelo, masajeas igual que un champú (obvio que no vas a ver espuma ni nada) y aclaras bien.  Coges una cucharada de vinagre de manzana, lo mezclas con 250ml de agua y al bote, misma operación y aclaras.  Y oye, te deja un pelo espectacular, limpio, hidratado, con volumen, sin olor a vinagre (si quieres que te huela a algo, añade un aceite esencial) y que te dura limpio una semana.  El bicarbonato limpia, el vinagre hidrata... vas probando la proporción de uno u otro que a tí te vaya mejor (buscar en internet, hay mil webs con comentarios y formas de hacer, gente que lleva años...).  Todo por qué, 2€? y tienes champú para un año? y encima puedes comprar los ingredientes en cualquier supermercado del mundo y se te limpia la bañera y tuberías en el proceso...)
El experimento del bicarbonato y el vinagre me duró 6 meses, pero al final mi cuero cabelludo se resintió un poco.  Así que estoy investigando.  Lo más probable que haya pasado (he hablado incluso con químicos al respecto y gente que lleva años con este método) es que no he guardado correctamente las proporciones, y ponía demasiado bicarbonato.  El bicarbonato es muy agresivo y como respuesta mi cuero cabelludo empezó a generar grasa de más, pero una grasilla algo extraña, blanquecina.  También puede ser que lo que sucediera es que nunca hice lo de aplicar una vez al mes una mascarilla natural para rehidratar todo.  Ahora he dejado el bicarbonato, me enjuago con vinagre de manzana de vez en cuando porque deja un pelo realmente suave, brillante e hidratado.  Me lavo el pelo a veces solo con agua, alternando con jabón natural, que curiosamente ahora sí me va bien (antes era como si no lo hubiera usado, o sea que el tiempo del bicarbonato ha debido eliminar todos los restos sintéticos de años de champús).  Probablemente ahora los barros ayurvédicos y el rausshoul sí me funcionarían.  Pero como me gusta simplificar mi vida y no andar pidiendo productos 'raros' por internet, pues he decidido probar con la misma pastilla de jabón con la que me lavo el resto del cuerpo.  Jabón natural, lo más casero posible, preferiblemente de caléndula por sus propiedades hidratantes de la piel.  Y como mascarilla ocasional (aunque voy a intentar pasar de ella), el mismo aceite de caléndula que uso para las cremas.  De momento, va bien, he recuperado mi pelo enseguida.


Hasta aquí lo que yo ya he probado y aplico en mi vida diaria.

Ahora mis próximas metas, de las que ya estoy bastante informada pero aún no probé:

Mascarillas:
Mascarillas para la cara sí aprendí cuando estudié naturopatía, se hacen a base de arcilla y una infusión, facilito, lo que pasa es que yo nunca me he animado a hacerme una mascarilla de cara, no me ha parecido necesitarla.  Para el pelo la mascarilla ideal dicen que es con yema de huevo... si veo que se me seca el pelo lo haré, pero de momento con el vinagre estoy encantada y no veo la necesidad.

Pasta de dientes:
Esta definitivamente la tengo que hacer, se hace a base de bicarbonato y arcilla... que se ve que vale para todo y es el limpiador universal.  Cualquier cosa que quieras limpiar: bicarbonato, pero sin abusar, que es fuerte.

Jabón para suelos:
Dicen que para los suelos lo mejor es el vinagre... ya está aqui otra vez, va a ser que entre el bicarbonato y el vinagre se puede hacer todo!!!  En Cuba, limpiaban los suelos con agua y gasolina... El vinagre sirve para la cal del agua, o sea que para los baños/cocinas también irá bien... habrá que probar, añadiéndole algún aceite esencial de romero, pino o berbena para el olor.  Cuando se me acabe el que tengo, lo intento.
Update: Esto si lo he probado y va perfectamente bien: vinagre, bicarbonato y aceites esenciales, no hace falta más!

Jabón para ropa, detergente lavadora:
Ya tengo la receta para hacerlo y espero tener un rato y empezar a usarlo pronto.  Es casi igual que el jabón normal, pero líquido.

Jabón vajilla:
Pues he probado el jabón de lagarto de toda la vida... que al final vale para todo, pero haré más pruebas.
Update: El jabon de lagarto va genial, quita muy bien la grasa, aunque a mis tuberías no les ha gustado mucho...creo que no estaba haciendo bien el jabon.


Espero que os sirva de utilidad. Gracias
Laura
www.sanarahora.es
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.