jueves, 30 de julio de 2015

Seguros de asistencia en viajes

Es verano y la mayoría de la gente se va de viaje.  Por desgracia, este verano he podido comprobar de primera mano la importancia de un buen seguro de asistencia en viajes, y he aquí unas pequeñas recomendaciones de lo aprendido:
1- contratar siempre, si o si, un seguro de asistencia en viajes, los accidentes ocurren y normalmente en el momento más inoportuno.  Según las posibilidades de cada uno, contratar el mejor seguro que podais.
2- si viajas por Europa puedes estar algo más tranquilo, la UE funciona de tal manera que casi cualquier seguro cubre todo.  Si viajas a cualquier otro país, lee bien la letra pequeña del seguro, suelen tener una cantidad maxima de gastos médicos (que cubre muy poco en sitios como EEUU), no suele ir incluido el billete de un familiar que acompañe y un largo etcetera que viene a decir que más vale no accidentarse.
3- la repatriación suele estar siempre incluida, verificar si con avion medicalizado o no, pero si el accidente que hemos sufrido no es de vida o muerte, hacer de tripas corazón, tomar los analgésicos que hagan falta e iniciar los trámites de repatriación EN SEGUIDA!  pueden tardar una semana o 10 días!! y en fines de semana los departamentos médicos de las lineas aéreas que tienen que dar el permiso para esa repatriación, no trabajan...
4- si lo que sea que te ha pasado puede médicamente esperar a la repatriación, no te sometas a tratamiento, operaciones y demás en un país extranjero.... puedes arrepentirte luego, sobretodo económicamente.  Más vale que esperes a estar en tu país con tus seguros sanitarios en pleno funcionamiento.  En España estamos acostumbrados a la sanidad pública, y no somos conscientes de la suerte que tenemos--incluidos todos los defectos de esta.  En otros paises no existe sanidad publica, y una simple radiografía cuesta un dineral... no digamos ya operarse.  Así que insisto, si puede esperar, vuelve a tu país, lo agradeceras, y la recuperación será mucho mejor estando en tu casa con los tuyos.
5- Habitualmente los familiares no están cubiertos para pagarles un billete y acompañar al enfermo, cuando hablan de 'acompañantes' se refieren al que le ha acompañado durante el viaje, y solo le pagan ciertos gastos a partir de un cierto número de días de ingreso hospitalario.  Conclusión... hay que hacer una hucha, tener dinero ahorrado para este tipo de eventualidades, pueden pasar en cualquier momento.
6-  Las gestiones con los seguros no se acaban cuando el enfermo ya ha vuelto, las facturas y las gestiones pueden durar hasta un año... armarse de paciencia.  El enfado, la impaciencia y la desesperación no te van a ayudar en nada.  Y por más presión que quieras meter o  quejas a la compañia, no vas a adelantar nada.  Ellos están acostumbrados a lidiar con gente estresada y desesperada todos los días, tú no.
7- las diferencias horarias, los diferentes idiomas y las diferencias culturales no ayudan para nada... no des nada por supuesto, pregunta mil veces y lee la letra pequeña de todo. Más vale ser pesado y asegurarte que lo que es, es... porque la mayoria de las veces, no lo es.  Tienes que confiar en tu seguro, no te queda otra.  Pero a la vez intenta tú o amigos/familiares/etc... ayudar a recabar información de vuelos y desplazamientos, facturas y medicacion del hospital, informes médicos y todo lo que puedas... los seguros y los hospitales se cubren las espaldas y no siempre se dicen toda la información entre sí... intenta averiguarla tú para tener otro punto de vista.
8- Sangre fría... si no es de vida o muerte... mantén la cabeza fría, ya habrá tiempo de llorar después, pero es importante mantenerse alerta hasta estar en casa. Paciencia, todo pasa.
9- Hucha, hucha, hucha... es importante tener una hucha, unos ahorros para eventualidades. Y esto no es solo para viajes, también para cuando estás aquí, nunca sabes cuando tendrás que contratar a alguien fijo en casa 24 horas porque tú no puedes ni limpiarte el culo... Más vale ahorrar que pedir préstamos infernales.
10-  Intenta hacer todo lo posible por tener unas condiciones adecuadas para accidentes y eventualidades, pero recuerda que no todo se puede controlar en la vida.  Así que, una vez hecho lo que puedes, disfruta del viaje.

Gracias,
Laura
www.sanarahora.es
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.