martes, 16 de agosto de 2016

Ira

En Medicina Tradicional China, la ira y la rabia son sentimientos patológicos que corresponden al reino mutante de la madera.  Son los sentimientos que surgen cuando este reino no está equilibrado, su energía está débil o en exceso. y ¿por qué se desequilibra? Puede haber muchas razones, desde momentos puntuales a tendencias crónicas.  Hoy voy a hablar de esa forma iracunda de ser, de forma crónica hay gente que tiende a ese carácter.

Por supuesto, cada persona nace con su carácter y una tendencia natural hacia uno u otro carácter, para bien y para mal.  Cuando se desequilibra? normalmente cuando se ha utilizado la misma herramienta demasiado tiempo.  Por ejemplo, si dentro de una tableta de colores uno siempre usa el mismo, pues este se gastará.  Por no ir a reponer intentaremos hacer mezclas raras para sacar el máximo partido a dicho color pero no nos quedará bien.  Pues lo mismo sucede con las diferentes emociones en su cara 'positiva' y saludable o en cara 'negativa' o patológica.

El reino mutante de la madera en su lado 'positivo' o saludable engloba la generosidad, la flexibilidad, la capacidad de decisión, la firmeza y el sentimiento de justicia. También la capacidad de movimiento, la expansión de la esencia del ser y la creatividad.  Es como un árbol, flexible, frondoso con muchos frutos, que alberga y cobija a muchos seres.  Es el reino que mayor espacio ocupa, sus órganos son el hígado y la vesícula biliar, siendo el hígado el órgano más grande, el de mayor capacidad de regeneración, el más resistente y por tanto quizás el más poderoso.  Es el general de un ejército, quien da las órdenes y genera las tácticas para enfrentarse a la batalla.  Pero tanto poder....corrompe, unido a la capacidad de movimiento hace que este reino sea el más inestable de todos.  De ahí esos estallidos de violencia.  Cuando el reino de la madera se desequilibra pierde su flexibilidad, se vuelve rígido y duro como un árbol seco, comienza a dudar de todo paralizando cualquier decisión y creatividad, la firmeza es sustituida por ataques de ira sin control y sin coherencia, el sentimiento de justicia se tergiversa y olvida la mayor grandeza del juez: el perdón.

En España, y en general en los paises latinos, esta forma de ser iracunda y volcánica es muy común.  Tanto que incluso está bien visto, o al menos tolerado.  Pero ayer leí un cuento, que os comparto, de las consecuencias de esta ira descontrolada:
"Habia un niño que tenía muy mal carácter, sus estallidos de cólera eran constantes y, aunque se le pasaban rápido, nunca sabías en qué momento iba a volver a estallar.  Su padre intentando que aprendiera a controlarse, un día le regalo una bolsa llena de clavos.  Le dijo: 'cada vez que tengas un ataque de cólera, clava un clavo aqui en la puerta'.  El primer día clavo 37 clavos... pero poco a poco fue reduciendo el número de clavos hasta que pasaron varios días que no tuvo que poner un solo clavo.  En ese momento su padre le dijo: 'por cada día que consigas controlar tu carácter, puedes quitar un clavo de la puerta'.  El tiempo pasó y el niño consiguió quitar todos los clavos de la puerta, estaba super contento y corrió a su padre a enseñarle la hazaña.  El padre le felicitó abrazándole: 'Has hecho un gran trabajo, pero mira como ha quedado la puerta... está llena de agujeros!  Son las cicatrices que dejan cada uno de los ataques de cólera'.  La violencia verbal hiere igual que la violencia física, deja cicatrices y aleja a las personas de uno...hasta que te quedas solo."

Así que vamos a ver qué opciones plantea la Medicina China para poder regular y equilibrar esa madera.  E insisto, es regular y equilibrar... más que controlar.  Controlar es una palabra que tiende a significar que uno 'contiene' para dentro el estallido de cólera...eso es igual de dañino y puede generar muchísimas enfermedades autoinmunes.  No se trata de controlar, sino de canalizar.  Cada uno es como es, no es necesario sentirse culpable, pero sí sentirse responsable de hacer el trabajo para poder convivir mejor en el mundo y no dañar al resto.  Lo bueno de la gente 'madera' es que cuando todo ese poder de regeneración, de decisión y firmeza lo enfocan hacia sí mismos, hacia mejorar ellos mismos como seres humanos...consiguen resultados increíbles.  Basta ya de enfocar esa energía hacia fuera, a decir a los demás como deben ser, enfócalo hacia tí mismo y cuando tú cambies, el resto cambiará también.

Opciones para regular y equilibrar la energía madera: Según la MTC quien regula a la madera es el reino mutante del metal--pulmón, piel e intestino grueso--es decir, la respiración y la capacidad de depurar lo que vale y desechar lo que no vale.  A niveles prácticos, lo que uno puede hacer por sí mismo, centremonos en la respiración.  Hay dos formas, lo ideal es combinar ambas.  Para 'bajar' la energía de una madera en exceso...meditación, respiraciones lentas y pausadas.  Para 'subir' la energía débil de la madera... deporte, subir el número de respiraciones oxigenando el organismo.  Así técnicas como el qi gong, o el yoga, hechas de forma regular y constante son ideales.  También la combinación de deporte (el que a cada uno le guste) con meditación funciona muy bien, a ser posible uno seguido del otro.  Estas son las formas en las que la respiración actúa para regular la madera.  Pero también, para canalizar esa ira y rabia...sobretodo si lleva contenida mucho tiempo, están las artes: pintura, música, danza y teatro son estupendas para canalizar cualquier emoción y darle salida de forma creativa.  Sobretodo, recordando que la misión de la madera es la expansión de la esencia del ser... es decir, compartir generosamente lo que eres para que el mundo se beneficie de ello.  Un ser que no expande su esencia, enferma.

Espero que os sea de utilidad, gracias.
Laura
www.laurasvflys.com
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.